miércoles, 8 de junio de 2011

Oh, cómo sufro por el arte


Black Swan (2010) Estados Unidos. Dirigida por Darren Aronofsky







Esta película se parece a aquél licuado que se preparaba Schwarzenegger en el comienzo de El Fin de los Días: le ponía huevo, salsa, una banana y restos de comida de la semana anterior. Así de repugnante es esta mezcla del culpable de Requiem for a Dream. Marcovsky agarra un puñado de Carrie, 100 gramos de La Mosca, medio litro de La Profesora de Piano, dos cucharaditas de William Wilson y añade El Extraño Caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde a gusto. Si Piero Manzoni hizo de su propia mierda una obra de arte, ¿Por qué Benkovsky no iba a poder hacerlo si también es un artista?







Natalie Portman circa 1993. Cuando me caía bien.







El Cisne Negro es una estafa de proporciones épicas. A saber, la madre-mala-loca-sobreprotectora-no-se-atrevan-a-tocar-a-mi-nena es un pan de dios si la ponemos al lado de las madres piradas de algunas películas mencionadas arriba. La vuelta de tuerca: ¡Nina y Lily son en realidad la misma persona! ¡Oh, pero qué revelación! ¡Lo sospeché ni bien comenzó la película pero no pensé que iban a ser tan imbéciles como para revelar semejante artilugio tan rápido! La escena lésbica super hot: ¡Con la Portman vestida de la cintura para arriba! Además las dos minas son la misma persona, o sea que solamente se está masturbando. ¿Era necesario drogarse para eso Nina? Y el siempre desagradable Vincent Cassel no está más desagradable que de costumbre.

Al final la protagonista da la vida por el ballet. Cuánta entrega. Pero Dailankifki se olvida que esa muerte tiene que importar. No basta con darle gas a la música clásica, papá. Nina despierta tanta empatía como el hombre de Michelin. Perdón. Mal ejemplo. La muerte del hombre de Michelin hubiese sido un poco triste.

Y pensar que Abramovsky me había conmovido con El Luchador.

Seguro que a ésa la dirigió otro.



Sangre derramada: Poquita, pero en casi todas las escenas.

Metáforas pelotudas: 147.

Viejos verdes tocándose en el subte: uno.

Actriz que hace rato que no hace una película decente y que acá no pincha ni corta: Winona Ryder.

Dinero malgastado en efectos especiales: lo suficiente como para hacer tres películas con Darín.



9 comentarios:

  1. Me parecio genial la película! La vi twice en butaca, y la hubiera viso muchas vces mas! Tremendo el laburo de Portman! Que bien que está reflejada la insanía de la danza clásica! toda la danzarineidad! Las puntas, el autoflagelo, la autoexigencia, los colores,los olores, los coreógrafos, la resina, las mañanas, las bambalinas... Se disfruta con todos los sentidos.
    La madre? Buenísima, no hace falta compararla con ninguna pirada de ninguna otra película,si lo importante era reflejar su propia frustración, y esta logrado perfecto.
    No me parece que el trastorno de identidad o bipolaridad (o como sea que es el nombre correcto en psicologia) de Nina, este revelado imbecilmente. Me parece genial.
    Mi único dislike es que no entiendo como Nina puede bailar con un cchillo clavado tanto tiempo. Eso es viruosismo!
    Tengo que decir que el texto es genial, que disfruto mucho leerlo, Mr Solapa, apesar de mi disagreement.

    P.S: Que bueno que García siga despertando pasiones tan fuerte. Supongo que te respondería co un acorde menor con muchos bemoles y disminuído, disonante y perturbante. Y se prendería un faso.

    Pina !

    ResponderEliminar
  2. Antes que nada, es una satisfacción inmensa que vuelva a comentar señorita Pina.

    Y la satisfacción es doble. El motivo que la lleva a comentar es -diría Francella y diría usted- la pasión. Exclamar que uno podría ver una película hasta el hartazgo es la mejor manera de defenderla o recomendarla. Pocas veces se lee en las críticas: "La vería cuatro veces al año" o "El mundo es un lugar mejor desde que se rodó esta película".

    Ahora bien, si la cinta plasma la locura de la autoexigencia danzística puede que sea un mérito. Pero es un mérito chiquitito. Claro, a usted le pegó porque lleva el baile intravenosamente. Pero le aclaro Pina, que yo sin saber nada de boxeo disfruté de "Toro Salvaje". No sufrí ningún ataque de epilepsia para comprender los de Ricardito en "El Aura". No hicieron falta noches eternas en un taxi meoyorquino para sentir el alienamiento de "Taxi Driver". No tuve que tener una lombriz solitaria para conmoverme con "Alien". O ser un seguidor de Van Damme para casi llorar con "JCVD".

    Ahí está la principal falla del cisne grone, tenemos que entender por qué carajo es tan importante esa secuencia de baile. Yo no vi EL baile. Sólo un baile más.

    Sin otro particular, espero que no se pierda. Comente cuando quiera. Cada letra tipeada por usted es un sorbo helado de Ades® de ananá en el medio del Sahara.

    PD: Escuche atentamente "Rap de las hormigas".

    ResponderEliminar
  3. Por Una Solapa: yo no sé bailar más que "Para enamorarse bien hay que venir al Sur" (dicen los que me han visto que muevo la cabeza mejor que la Carrá) y, sin embargo, la película me encantó.
    Creo que retrata de manera muy efectista (sí, puse efectista como buena palabra, y me encanta repetirla! EFECTISTA-EFECTISTA-EFECTISTA) un montón de mambos femeninos sobre la sexualidad y las formas en que las mujeres encaramos las profesiones (no sólo la danza).
    Le dejo un beso grande, y me voy a matar hormigas, porque aún en la ciudad necesito el Raid.

    PD Aguante Pina! Coincido en todo.

    ResponderEliminar
  4. Lo quiero Mr. Cinefilapa
    Pina

    ResponderEliminar
  5. So do I, Pina.

    ¿Hay que lidiar con mambos femeninos en el cine también?

    ¡Por Tutatis!

    ResponderEliminar
  6. Y si lidiamos con los mambos masculinos vinculados a los códigos de amistad, a lo difícil que es conseguir chicas y a los abusos infantiles... ¿por qué cuernos no habríamos de lidiar también con los femeninos, Por Una? ¿Eeeeeeh?
    ¡Hasta a los cowboys gays,nos tuvimos que bancar! ¡Hasta a los enamorados de sus madres, desde Psicosis en adelante! Y ni hablar de los muchachos con delirio de patriotismo que entregan su vida por salvar la nación o por un nuevo credo religioso (si no, preguntale a Mel Gibson, que hace ambas cosas a la vez, ¿vio?)

    ¡Joder! ¡Por Osiris! Si caben los mambos masculinos en el cine, que también quepan los femeninos.

    (Creo que las últimas tres líneas bien podrían convertirse en una simpática bandera de agrupaciones en defensa de la diversidad de género).

    Saludillos morbosientos ---- mejor hagamos nuevas pelis de zombis.

    ResponderEliminar
  7. Mi querido Ex-alumno: quizás sea de su interés y del de sus innumerables lectores la siguiente crírica de the Black Swan http://www.gacetadecuba.com/2011/02/14/black-swan/

    Cariños,
    Marcela.

    ResponderEliminar
  8. ¡Querida Ex-profe! ¡Gracias por comentar!

    Ya mismo veo eso.

    ResponderEliminar
  9. Chariot du Monde (après Manzoni) / World´s shopping cart (after Manzoni)

    http://www.youtube.com/watch?v=bBc8Oh4kA2U&feature=autoplay&list=ULPePWLlE1RP0&lf=mfu_in_order&playnext=3

    ResponderEliminar